Importancia del sistema financiero mexicano

Inbursa

El sistema financiero es uno de los inventarios más importantes de la sociedad moderna. El fenómeno del desequilibrio en la distribución del capital o de los fondos existe en todo sistema económico. Hay zonas o personas con excedentes de fondos, mientras que otras zonas o personas se enfrentan a un déficit. Un sistema financiero funciona como intermediario y facilita el flujo de fondos desde las zonas excedentarias a las deficitarias. Es una composición de varias instituciones, mercados, regulaciones y leyes, prácticas, administradores de dinero, analistas, transacciones y reclamos y pasivos.
El sistema financiero contribuye a determinar tanto el coste como el volumen del crédito. Este sistema puede influir en un aumento del coste de los fondos, afectando así negativamente al consumo, la producción, el empleo y el crecimiento de la economía. A la inversa, la reducción del coste del crédito puede tener un efecto positivo y potenciar todos los factores mencionados. Está claro que un sistema financiero tiene un impacto en la existencia básica de una economía y de sus ciudadanos.
Como ya se ha dicho, el ahorro público llega a manos de los productores a través del sistema financiero. En los mercados monetarios y de capitales se emiten créditos financieros que prometen futuros flujos de ingresos. Los fondos, en manos de los productores, dan lugar a la producción de mejores bienes y servicios y a un aumento del nivel de vida de la sociedad. Sin embargo, cuando el flujo de ahorro disminuye, el crecimiento de la inversión y el nivel de vida empiezan a caer.

Bbva méxico

Competencia y eficiencia en la industria bancaria mexicana contribuye a la comprensión de la política de competencia en el sistema bancario mexicano y explica cómo se relacionan los niveles de competencia con la eficiencia de los bancos.
El estudio de la competencia en el sistema financiero ha ganado la atención creciente de los políticos e investigadores. La estructura de la industria financiera y la interacción entre sus actores ha cambiado sustancialmente en los últimos años, particularmente después de la crisis económica mundial de 2008. Sin embargo, los estudiosos no han podido ponerse de acuerdo hasta ahora ni resolver cómo analizar con precisión la competencia en el sistema bancario y cómo se relaciona el estado de la competencia con la eficiencia y la estabilidad general del sistema bancario. Todas estas cuestiones son relevantes para la aplicación de la política de competencia y para aclarar aspectos teóricos clave de la competencia en los mercados financieros. En este libro, nuestro análisis de la competencia en el sistema financiero mexicano proporciona algunas respuestas a estas importantes preguntas.

Comentarios

Desde la última gran crisis financiera de 1994-95, México ha visto surgir un sector bancario caracterizado por una sólida regulación, con altos niveles de capitalización y rentabilidad. Aunque el crecimiento económico se ha ralentizado en la última media década y la política monetaria se ha endurecido en los últimos años (véase el capítulo de Economía), el crecimiento del crédito sigue siendo sólido, lo que ha dado lugar a una mejora de la relación crédito/PIB. No obstante, el sector bancario de México sigue siendo pequeño para un país de su tamaño y desarrollo económico, especialmente en comparación con sus pares latinoamericanos.
Las autoridades, escarmentadas por la experiencia del auge y la caída del crédito durante la primera mitad de la década de 1990, han reformado, liberalizado y privatizado el sector bancario al tiempo que han garantizado una fuerte supervisión reguladora y, a su vez, unas prácticas crediticias relativamente conservadoras. Esto explica, en parte, el pequeño tamaño del sector, así como los bajos niveles de inclusión financiera en todo el país. Mientras que el sector bancario atiende relativamente bien a las grandes empresas y a la clase media, muchas empresas más pequeñas -y especialmente las informales- tienen dificultades para acceder al crédito. Además, casi la mitad de los 125,9 millones de habitantes que viven en la pobreza tienen un acceso limitado a los servicios financieros. Sin embargo, los esfuerzos de las autoridades por impulsar la inclusión financiera y mejorar los conocimientos financieros están empezando a dar sus frutos, ya que las cuentas bancarias se están haciendo más omnipresentes y los niveles de crédito al consumo están aumentando (véase el análisis).

Banamex

Las deficiencias y los peligros potenciales de los flujos financieros internacionales para la salud y la estabilidad de los sistemas bancarios nacionales de los países en desarrollo se han discutido copiosamente en las últimas décadas. Si bien se ha destacado ampliamente la importancia de los controles de capital y la regulación como factores determinantes, la medida en que estas políticas funcionan en episodios de crisis financiera sigue siendo objeto de debate. Este artículo examina la relación entre los marcos de supervisión y la fragilidad bancaria en México y Brasil tras la crisis de la deuda internacional de 1982. Muestra que el modelo de intermediación bancaria internacional que evolucionó a partir del estricto sistema de movilidad de capitales en Brasil fue considerablemente menos vulnerable a la crisis que en México, que tenía un régimen más ligeramente regulado. Estas conclusiones aportan información a los debates históricos sobre las implicaciones de la regulación prudencial y los controles de capital para el desarrollo y la expansión de las finanzas extranjeras, y sobre si los riesgos subyacentes a la banca internacional son necesariamente inherentes al proceso de globalización financiera.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos