El almohadón de plumas pdf

El texto de la almohada de plumas

Este relato corto es una historia alegórica sobre la experiencia de una joven novia en el matrimonio, contada en forma de cuento de terror. La redacción es notablemente lacónica, con una estructura de frases muy sencilla para un texto literario español de esta época, y tiene un tono observacional, casi clínico. He intentado conservar este tono en mi traducción.
La luna de miel pasó en un prolongado escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el núcleo duro del carácter de su marido helaba sus fantasías infantiles de novia. Sin embargo, le quería mucho, a veces un poco temblorosa, cuando volviendo juntos a casa por las calles en la noche lanzaba una mirada furtiva a la altiva figura de Jordán, silenciosa desde hacía más de una hora. Por su parte, él la amaba profundamente, pero no lo demostraba.
Durante tres meses -se habían casado en abril- vivieron una dicha especial. Sin duda hubiera deseado ella menos severidad en ese rígido cielo de amor, más expansiva e incauta ternura; pero el impasible semblante de su marido la contenía siempre.

El plan de lecciones de la almohada de plumas

Su luna de miel había sido un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el duro carácter de su marido había congelado sus sueños infantiles sobre lo que significaba ser una novia. Sin embargo, le quería mucho. A veces, con un ligero malestar al volver de una noche juntos en la calle, echaba una mirada furtiva a la alta estatura de Jordan, silencioso aún durante una hora. Él, por su parte, la amaba profundamente sin dejarlo ver.
Sin duda ella hubiera deseado menos severidad en su rígido cielo de amor, más sentimiento expansivo con prudente ternura, pero el semblante indiferente de su marido siempre refrenaba sus deseos.
La casa en la que vivían tenía poco efecto sobre sus escalofríos. La blancura del silencioso patio -frisos, columnas y estatuas de mármol- producía una otoñal impresión de palacio encantado. En el interior, el brillante glaciar del estuco, las altas paredes sin el más mínimo rasgo afirmaban la sensación de frialdad sombría. Caminando de un lado a otro de las habitaciones, los pasos resonaban por toda la casa, como si su largo abandono aumentara el sonido resonante.

El simbolismo de la almohada de plumas

El patrón Plumas del Ártico puede utilizarse para hacer colchas y almohadas con llamativas plumas de patchwork. Utilice las técnicas convencionales de patchwork y cuadrados de tela de 10″ o retazos para hacer una serie de coloridos bloques de plumas. El patrón incluye guías para el recorte opcional, que es una gran manera de presentar sus telas favoritas. Consulte las imágenes del listado para ver los materiales y más detalles del patrón.
– El patrón en pdf puede verse en un dispositivo electrónico, como una tableta o un teléfono, o imprimirse en papel estándar de 8-1/2″ x 11″. Si piensa imprimir el patrón, se recomienda encarecidamente la impresión a todo color.
– El patrón se entregará inmediatamente después de la compra, mediante un enlace de descarga enviado a su dirección de correo electrónico. Para poder descargar el archivo, su sistema deberá contar con un software de lectura de pdf como Adobe Reader, que está disponible gratuitamente en el sitio de Adobe.
– Recibirá dos correos electrónicos después de la compra: su recibo de pago y un enlace para descargar el patrón. Si no ve este último, compruebe su carpeta de correo no deseado, ya que los correos electrónicos con enlaces a veces se desvían hacia allí. También puede encontrar algunas preguntas frecuentes sobre el patrón en pdf aquí.

Comentarios

Escribió historias que, en sus escenarios selváticos, utilizaban lo sobrenatural y lo extraño para mostrar la lucha del hombre y el animal por sobrevivir. También se destacó en el retrato de enfermedades mentales y estados alucinatorios,[1] una habilidad que tomó de Edgar Allan Poe, según algunos críticos[2] Su influencia puede verse en el realismo mágico latinoamericano de Gabriel García Márquez y en el surrealismo posmoderno de Julio Cortázar[3].
Horacio Quiroga nació en la ciudad de Salto en 1878[4] como sexto hijo y segundo de Prudencio Quiroga y Pastora Forteza, una familia de clase media. En el momento de su nacimiento, su padre llevaba 18 años trabajando como jefe del viceconsulado argentino. Antes de que Quiroga cumpliera dos meses y medio, el 14 de marzo de 1879, su padre disparó accidentalmente una pistola que llevaba en las manos y murió a consecuencia de ello. Quiroga fue bautizado tres meses después en la iglesia parroquial de su pueblo natal.
Fue también por esa época cuando trabajó en un taller de reparación de maquinaria; bajo la influencia del hijo del propietario se interesó por la filosofía, describiéndose como un “franco y apasionado soldado de a pie del materialismo”.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos