Actividad integradora 4. asia áfrica y latinoamérica en el siglo xx

Diferenciar el sur global del tercer mundo pdf

Sin embargo, desde principios de la década de 2000, la ralentización del ritmo de la reforma comercial, el repunte del proteccionismo tras la crisis y el riesgo de nuevos retrocesos están haciendo mella en el comercio, la productividad y el crecimiento de los ingresos. En este contexto, la integración regional se ve cada vez más como un poderoso motor de crecimiento y nuevas oportunidades.
En Asia Oriental, se están realizando esfuerzos para concluir las negociaciones sobre la Asociación Económica Integral Regional de 16 países, que abarcaría varias economías importantes y mejoraría el comercio de bienes y servicios, la inversión, la cooperación económica y técnica, la propiedad intelectual, la competencia y la resolución de conflictos, entre otras cuestiones.
América Latina no es diferente. La aparición de la Alianza del Pacífico, un plan de integración ambicioso y con visión de futuro entre Colombia, Chile, México y Perú, ha reavivado el impulso a la integración regional con el fin de liberalizar la circulación de bienes, servicios, personas y capitales entre los países participantes. También es una buena plataforma para seguir reforzando las relaciones comerciales con los países de Asia-Pacífico. El reciente interés de Argentina por la Alianza del Pacífico, el cambio de la dinámica económica en el Cono Sur y el nuevo interés por estrechar los lazos entre México, Brasil y Argentina, seguramente darán un nuevo impulso a la integración en la región.

Explicar el término sur global y su uso en la disciplina del desarrollo económico

América Latina, al igual que gran parte del mundo en desarrollo, tendrá que enfrentarse a graves retos en el presente siglo. Los cambios medioambientales, la persistente desigualdad y el aumento de la violencia obligan a millones de personas de toda la región a vivir en un constante estado de incertidumbre. ¿Estarán los países latinoamericanos a la altura de la tarea de mejorar por fin la vida de sus habitantes?
¿Cuáles son los grandes retos del siglo XXI para el mundo y específicamente para América Latina? De todas las cosas que van mal, ¿qué es lo que más debe preocuparnos? En este ensayo, comenzamos describiendo los que consideramos son los desafíos globales más críticos, y luego analizamos cómo se desarrollarán en la región que estamos estudiando, América Latina.
El descalabro más evidente al que nos enfrentamos es el del medio ambiente. Debido al cambio climático global, al agotamiento de los recursos y a la destrucción general del medio ambiente, las reglas que han regido nuestro planeta, y que han sido la base subyacente de nuestra sociedad, están cambiando más rápido de lo que podemos apreciar, con consecuencias que no podemos imaginar. Los resultados podrían ser tan dramáticos como ciudades inundadas o tan triviales como el aumento de las turbulencias en los vuelos transoceánicos. Zonas muy pobladas del mundo se volverán posiblemente inhabitables y los recursos de los que depende la modernidad se volverán más escasos y caros. El conflicto puede ser cada vez más alimentado por la escasez, y nuestra capacidad de cooperar a nivel mundial limitada por un impulso de encontrar consuelo dentro de la tribu más pequeña. A medida que alcanzamos varios puntos de inflexión, la cuestión ya no es cómo detener el cambio climático, sino cómo adaptarse a las nuevas reglas y límites.

Desarrollo económico en el sur global

La Alianza del Pacífico (AP) es una plataforma de integración económica regional latinoamericana y un mecanismo de facilitación del comercio compuesto por cuatro economías de rápido crecimiento, orientadas al mercado y atractivas para la IED: Chile, Colombia, México y Perú, que se estableció en abril de 2011 en Lima. La población conjunta de los cuatro países miembros representa más de un tercio de la población total de América Latina y, en conjunto, su economía es la novena más grande del mundo (Dade & Meacham, 2013). Liderada por la iniciativa del presidente peruano Alan García Pérez, la Alianza del Pacífico se creó con el objetivo de desarrollar una zona de comercio común para profundizar la integración económica y de mercado, y mejorar las relaciones comerciales y políticas con Asia (Declaración de Lima, 2011). El acuerdo marco de la AP fue firmado formalmente el 6 de junio de 2012 por los presidentes de Chile, Colombia, México y Perú en el observatorio astronómico de Paranal, ubicado al sur de Antofagasta en Chile (Declaración de Paranal, 2012).

Examinar la visión del mundo desde asia, áfrica y américa latina

Este breve artículo pretende introducir al lector en este número especial sobre la industrialización en la América Latina contemporánea. Lo hace considerando tres cuestiones. En primer lugar, la importancia de la industrialización para sostener altas tasas de crecimiento económico que conduzcan a altos niveles de renta per cápita. En segundo lugar, el viejo debate en la historiografía mundial sobre los éxitos y fracasos de la política industrial: mercados vs. Estados. Por último, la trayectoria industrial de América Latina a través de las lentes de cuatro tendencias historiográficas, y las formas en que cada uno de los cuatro trabajos originales se relaciona con la literatura existente, y contribuye a mejorar nuestra comprensión de una de las transformaciones económicas más importantes en la historia de la región.
2El rápido crecimiento industrial acompañado de un cambio estructural en toda la economía, es decir, la industrialización, ha demostrado históricamente estar estrechamente relacionado con el aumento de la renta per cápita en términos reales. En otras palabras, la industrialización parece ser el camino más seguro hacia la riqueza. Como señala un conocido historiador económico «Para un desarrollo real y sostenido no hay sustituto para la industrialización» (O’Brien 1998, xiv). Durante décadas, los economistas que estudian el crecimiento económico moderno han considerado que la clave de un crecimiento elevado y sostenido reside en la industrialización.1 Cuando la industria se convierte en el sector principal de la economía, impulsada por los avances y aplicaciones derivados del progreso científico y tecnológico, la productividad total aumenta, el empleo en el sector manufacturero crece, los salarios aumentan, el consumo se expande y el nivel de vida mejora. En resumen, la industria es la clave de la riqueza de las naciones. Esto explica por qué en los dos últimos siglos tantos han aspirado a industrializarse.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos