Principio de instancia de parte agraviada

Dcfr

Cuando el daño se deba en parte a una acción u omisión de la parte perjudicada o a otro acontecimiento del que dicha parte asume el riesgo, el monto de los daños se reducirá en la medida en que estos factores hayan contribuido al daño, teniendo en cuenta la conducta de cada una de las partes.
En aplicación del principio general establecido por el Artículo 7.1.2 que restringe el ejercicio de los remedios cuando el incumplimiento se debe en parte a la conducta de la parte perjudicada, este Artículo limita el derecho a los daños en la medida en que la parte perjudicada haya contribuido en parte al daño. En efecto, sería injusto que dicha parte obtuviera una indemnización completa por un daño del que ella misma ha sido parcialmente responsable.
La contribución de la parte perjudicada al daño puede consistir en su propia conducta o en un acontecimiento del que asume el riesgo. La conducta puede consistir en un acto (por ejemplo, dar una dirección errónea a un transportista) o en una omisión (por ejemplo, no dar todas las instrucciones necesarias al constructor de la maquinaria defectuosa). Lo más frecuente es que tales actos u omisiones se traduzcan en el incumplimiento por parte de la parte perjudicada de una u otra de sus propias obligaciones contractuales; sin embargo, pueden consistir igualmente en una conducta torticera o en el incumplimiento de otro contrato. Los hechos externos por los que la parte perjudicada asume el riesgo pueden ser, entre otros, actos u omisiones de personas de las que es responsable, como sus empleados o agentes.

Principios unidireccionales

(1) La parte perjudicada tiene derecho a una indemnización completa por el daño sufrido como consecuencia del incumplimiento. Dicho daño incluye tanto cualquier pérdida que haya sufrido como cualquier ganancia de la que se haya visto privada, teniendo en cuenta cualquier ganancia para la parte agraviada que resulte de haber evitado el costo o el daño.
El parágrafo (1) de este artículo establece el (1) de este artículo establece el principio del derecho de la parte perjudicada a una compensación completa por el daño que ha sufrido como consecuencia del incumplimiento del contrato. Además, afirma la necesidad de que exista un vínculo causal entre el incumplimiento y el daño. Véase también el comentario 3 sobre el Art. 7.4.3. El incumplimiento debe ser una fuente ni de ganancia ni de pérdida para la parte perjudicada.
Al especificar el daño por el que se puede reclamar una indemnización, el parágrafo (1) de este artículo, siguiendo el ejemplo del artículo 7.4.2, establece que el incumplimiento debe ser fuente de ganancia o pérdida para la parte perjudicada. (1) de este artículo, siguiendo la regla establecida en el Art. 74 de la CISG, establece que la parte perjudicada tiene derecho a ser indemnizada no sólo por la pérdida que haya sufrido, sino también por cualquier ganancia de la que se haya visto privada como consecuencia del incumplimiento. El concepto de pérdida sufrida debe entenderse en un sentido amplio. Puede abarcar la reducción del patrimonio de la parte perjudicada o el aumento de su pasivo que se produce cuando un acreedor, al no haber sido pagado por su deudor, debe pedir dinero prestado para cumplir con sus compromisos. El lucro cesante o, como a veces se denomina, la pérdida consecuencial, es el beneficio que normalmente habría obtenido la parte perjudicada si el contrato se hubiera ejecutado correctamente. El beneficio será a menudo incierto, por lo que con frecuencia tomará la forma de la pérdida de una oportunidad. Véase el Art. 7.4.3(2).

Principios de derecho contractual uk

(2) No obstante, debe darse efecto a las normas imperativas de derecho nacional, supranacional e internacional que, según las normas pertinentes de derecho internacional privado, sean aplicables con independencia de la ley que rija el contrato.
(2) No obstante, una parte puede invocar la ley del país en el que tiene su residencia habitual para establecer que no ha dado su consentimiento si de las circunstancias se desprende que no sería razonable determinar el efecto de su conducta de acuerdo con estos Principios.
(1) Estos Principios deben interpretarse y desarrollarse de acuerdo con sus fines. En particular, debe tenerse en cuenta la necesidad de promover la buena fe y la lealtad negocial, la seguridad en las relaciones contractuales y la uniformidad de aplicación.
(4) El término “incumplimiento” denota cualquier falta de cumplimiento de una obligación contractual, sea o no excusada, e incluye el retraso en el cumplimiento, el cumplimiento defectuoso y la falta de cooperación para dar pleno efecto al contrato.

Principios de derecho contractual europeo wikipedia

Este artículo establece el principio de un derecho general a la indemnización de daños y perjuicios en caso de incumplimiento, excepto cuando el incumplimiento esté excusado por los Principios, como en el caso de fuerza mayor (véase el Artículo 7.1.7) o de una cláusula de exención (véase el Artículo 7.1.6). La excesiva onerosidad (véase el Artículo 6.2.1 y siguientes) no da lugar, en principio, a un derecho de indemnización.
El artículo recuerda que el derecho a la indemnización por daños y perjuicios, al igual que otros recursos, surge del mero hecho del incumplimiento. Basta con que la parte perjudicada pruebe el incumplimiento, es decir, que no ha recibido lo prometido. En particular, no es necesario probar además que el incumplimiento se debe a la culpa de la parte incumplidora. El grado de dificultad para probar el incumplimiento dependerá del contenido de la obligación y, en particular, de si se trata de una obligación de hacer todo lo posible o de lograr un resultado concreto (véase el artículo 5.1.4).
El derecho a la indemnización por daños y perjuicios existe en caso de incumplimiento de alguna de las obligaciones derivadas del contrato. Por lo tanto, no es necesario distinguir entre obligaciones principales y accesorias.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos