Proteccionismo y desarrollo estabilizador ciencia y tecnologia

La importancia del proteccionismo

El crecimiento económico ha sido escaso desde hace más de una década. Esto ha ocurrido en un momento en el que las economías se han enfrentado a muchos cambios. ¿Cuáles son las fuerzas del cambio, cómo afectan a la dinámica del crecimiento y cuáles son las implicaciones para la política? Un libro recientemente publicado, “Growth in a Time of Change”, aborda estas cuestiones.
Tres ingredientes básicos impulsan el crecimiento económico: la productividad, el capital y el trabajo. Los tres se enfrentan a nuevos retos en un contexto cambiante. El principal motor del cambio ha sido la tecnología, encabezada por la transformación digital.
La productividad es el principal impulsor a largo plazo del crecimiento económico. La innovación facilitada por la tecnología es el principal acicate para el crecimiento de la productividad. Sin embargo, paradójicamente, el crecimiento de la productividad se ha ralentizado con el auge de las tecnologías digitales. En las economías avanzadas de los últimos 15 años, el ritmo medio ha sido inferior a la mitad del de los 15 años anteriores. Las empresas situadas en la frontera tecnológica han obtenido importantes ganancias de productividad, pero el impacto en la productividad de las empresas en general ha sido débil. Las nuevas tecnologías han tendido a producir resultados en los que los ganadores se llevan todo. Las empresas dominantes han adquirido más poder de mercado, las estructuras de mercado se han vuelto menos competitivas y el dinamismo empresarial ha disminuido.

El proteccionismo durante la recesión

Tras los grandes acontecimientos políticos de los últimos años, las medidas populistas y proteccionistas están afectando cada vez más a la economía mundial, que se resiente. El proteccionismo, que ha ido ganando terreno en la agenda empresarial, ha mostrado un crecimiento sostenido y continuo, profundizando en la política mundial, cuyos efectos positivos y negativos se dejan sentir ahora más que nunca.
Las potencias China y Estados Unidos siguen compitiendo por la supremacía económica, empleando medidas restrictivas a la importación y la exportación y provocando un importante alejamiento del libre comercio mundial. El Brexit de Gran Bretaña de la UE en enero de 2020 ha aumentado la inseguridad en la política europea, cuyos resultados seguramente se sentirán en el Reino Unido, en el continente y a nivel internacional.
En el último año también han surgido nuevas fronteras. Las empresas y los mercados deben sortear el creciente populismo, el aumento de la importancia de la regionalización, el acceso limitado al capital y el impacto disruptivo de la tecnología.
Con la creciente incertidumbre en la política mundial, ¿estamos viendo el fin de la globalización y la liberalización del comercio? ¿Ha llegado la era de la restricción y la creciente regionalización? ¿Ha ganado el sentimiento populista a la apertura en la economía mundial?

Aumento del proteccionismo

Cartel político del Partido Liberal Británico en el que se muestran sus opiniones sobre las diferencias entre una economía basada en el libre comercio y el proteccionismo. La tienda de libre comercio se muestra llena de clientes debido a sus bajos precios. La tienda basada en el proteccionismo se muestra con precios altos y falta de clientes, con animosidad entre el propietario del negocio y el regulador.
El proteccionismo es la política económica que consiste en restringir las importaciones de otros países mediante métodos como los aranceles sobre los productos importados, las cuotas de importación y una serie de otras regulaciones gubernamentales. Sus defensores argumentan que las políticas proteccionistas protegen a los productores, empresas y trabajadores del sector que compite con las importaciones en el país de los competidores extranjeros; sin embargo, también reducen el comercio y afectan negativamente a los consumidores en general (al aumentar el coste de los bienes importados), y perjudican a los productores y trabajadores de los sectores de exportación, tanto en el país que aplica las políticas proteccionistas como en los países contra los que se protege.

Proteccionismo digital

Este artículo analiza el grado de integración del mercado interior chino. Hace un recuento de las etapas del desarrollo de las prácticas proteccionistas regionales desde finales de los años 80, y describe la situación actual y los esfuerzos de las autoridades centrales por poner fin a estas prácticas. También presenta los principales factores estructurales que explican el proteccionismo regional. Por último, la obra estudia la integración económica de las provincias chinas a partir de los datos comerciales extraídos de las tablas input-output (IO) elaboradas por las provincias entre 1987 y 1997. Pone de manifiesto la caída de la intensidad del comercio interprovincial, bajo la doble presión de la internacionalización y el desarrollo de los intercambios intraprovinciales. Este movimiento, que corresponde a una mayor autosuficiencia de las provincias, va en contra de la lógica de la especialización regional promovida por las reformas, en términos de ventajas comparativas y economías de escala.
1El grado de integración del mercado interior chino ha cobrado especial importancia desde la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC). En efecto, la apertura del mercado chino a las empresas extranjeras sólo puede ser eficaz si se garantiza el libre comercio en el interior. La disposición de las autoridades centrales a poner fin a las medidas proteccionistas locales ha quedado patente con el compromiso adquirido con sus socios de la OMC de garantizar el libre acceso y la libre circulación de bienes, servicios y capitales. El temor de los dirigentes chinos a que los impedimentos internos sean una fuente de fricción con sus socios parece explicar las recientes medidas adoptadas.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos