Industrializacion en mexico 1940 a 1954

Industrializacion en mexico 1940 a 1954

El crecimiento económico de méxico

La caída de la relación de intercambio neta en México, Brasil y Venezuela implicó un aumento (o al menos, la no caída) del precio relativo de los productos manufacturados importados, una tendencia que obviamente favoreció a la industria nacional en esos países.
Comienzan su análisis examinando la producción textil, que siempre domina la manufactura durante las primeras etapas industriales. Entre 1800 y la década de 1870, México se vio inundado de textiles europeos baratos fabricados en fábricas, con lo que perdió gran parte de su mercado interno: la cuota del mercado nacional de textiles suministrada por empresas locales cayó del 79% en 1800 al 60% en 1879, un ejemplo clásico de desindustrialización inducida por la globalización. Después de la década de 1870, las empresas locales recuperaron lo que habían perdido, y su cuota aumentó al 78% poco antes de 1910. La industrialización brasileña también fue impresionante durante estas cuatro décadas, y ambas jóvenes repúblicas obtuvieron buenos resultados en comparación con el resto de la periferia pobre.
Aunque las políticas proteccionistas sirvieron para ofrecer un modesto apoyo a algunas industrias locales, su impacto fue pequeño. En cambio, según los autores, la evolución de la relación de intercambio neta (el precio de las exportaciones sobre las importaciones) contribuyó mucho más. Esta tendencia a largo plazo de los precios relativos mundiales favoreció la industrialización de algunas jóvenes repúblicas latinoamericanas, especialmente en comparación con otras naciones pobres de Oriente Medio, Asia Meridional y Asia Oriental. La caída de la relación de intercambio neta en México, Brasil y Venezuela implicó un aumento (o al menos, la no caída) del precio relativo de los productos manufacturados importados, una tendencia que obviamente favoreció a la industria nacional en esos países.

La revolución mexicana

La historia económica de México se ha caracterizado desde la época colonial por la extracción de recursos, la agricultura y un sector industrial relativamente poco desarrollado. Las élites económicas del periodo colonial eran predominantemente de origen español, activas como comerciantes transatlánticos y propietarios de minas de plata y que diversificaban sus inversiones con los latifundios. El sector más numeroso de la población eran los agricultores de subsistencia indígenas, que vivían principalmente en el centro y el sur.
La Nueva España fue concebida por la corona española como proveedora de riqueza a Iberia, lo que se consiguió con las enormes minas de plata. Una economía colonial para abastecer de alimentos y productos de la ganadería, así como una industria textil nacional, significaba que la economía abastecía gran parte de sus propias necesidades. La política económica de la Corona hizo tambalear la lealtad de las élites nacidas en América hacia España cuando, en 1804, instituyó una política para hacer que los titulares de hipotecas pagaran inmediatamente el principal de sus préstamos, amenazando la posición económica de los propietarios de tierras con problemas de liquidez[1] La independencia de México en 1821 fue económicamente difícil para el país, con la pérdida de su suministro de mercurio desde España en las minas de plata[2].

El milagro mexicano 1940-1980

El milagro mexicano es un término utilizado para referirse a la estrategia de desarrollo del país orientada hacia el interior que produjo un crecimiento económico sostenido. Se considera una época dorada del capitalismo en la economía mexicana en la que la economía mexicana crecía un 4% cada año[1][2] Fue un plan económico estabilizador que provocó un crecimiento medio del 6,8% y un aumento de la producción industrial del 8% con una inflación que se mantuvo en sólo el 2,5%. Aproximadamente a partir de la década de 1940, el gobierno mexicano comenzaría a poner en marcha el plan económico que llamarían «el milagro mexicano»[3], que provocaría un boom económico a partir de 1954 que duraría unos 15 años hasta 1970. En México, el término económico utilizado es «Desarrollo estabilizador»[4] o «Stabilizing Development».
Un factor importante que contribuyó al crecimiento sostenido en el periodo 1940-1970 fue la reducción de la agitación política, especialmente en torno a las elecciones nacionales, con la creación de un partido único y dominante. En 1946, el partido fundado por Plutarco Elías Calles tras el asesinato del presidente electo Álvaro Obregón en 1928 cambió su nombre por el de Partido Revolucionario Institucional. Con la elección presidencial del partido en 1946, Miguel Alemán Valdés, México eligió su primer presidente civil desde Francisco I. Madero en 1911. Con las siguientes elecciones de Adolfo Ruiz Cortines (1952-58), Adolfo López Mateos (1958-64) y Gustavo Díaz Ordaz (1964-70), no hubo oposición política que impugnara la aplicación de los programas económicos del gobierno.

Industrialización por sustitución de importaciones méxico

El gobierno de la República de México desafía el poder de la Iglesia católica, ordenando la secularización de sus misiones y el desmantelamiento de sus tierras. Antonio López Santa Anna es nombrado presidente de México.
El 14 de junio, el comandante militar de California, Mariano Guadalupe Vallejo, es despertado por una turba de colonos anglosajones que le obligan a firmar los Artículos de Capitulación para convertir a California en una república independiente.
Enfadados por 300 años de dominio español, los cubanos se rebelan. Muchos se marchan a Europa y a Estados Unidos y se aprueba la 14ª Enmienda de la Constitución estadounidense, que declara ciudadanos estadounidenses a todas las personas de origen hispano nacidas en Estados Unidos.
El Partido Revolucionario Cubano llega a un acuerdo con el Congreso estadounidense; a cambio de la cooperación de los rebeldes con la intervención militar estadounidense, Estados Unidos promete abandonar Cuba al final de la guerra.
En virtud de la Enmienda Platt, Estados Unidos limita la independencia de Cuba tal y como se recoge en la Constitución cubana. Estados Unidos se reserva el derecho de construir una base naval en Cuba y hace que Cuba no pueda firmar tratados con otros países ni pedir préstamos a menos que lo considere conveniente. Con estos parámetros, el gobierno estadounidense entrega el gobierno de Cuba al pueblo cubano.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos