Oracion al señor del rayo

Oracion al señor del rayo del momento

Dios de Amor, tu hijo, Jesús, es tu mayor regalo para nosotros. Él es un signo de tu amor. Ayúdanos a caminar en ese amor durante las semanas de Adviento, Mientras esperamos y preparamos su venida. Te pedimos en nombre de Jesús, nuestro Salvador.
Señor Dios, te adoramos porque has venido a nosotros en el pasado. Nos has hablado en la Ley de Israel. Nos has desafiado en las palabras de los profetas. Nos has mostrado en Jesús cómo eres realmente.
Señor Dios, te adoramos porque sigues viniendo a nosotros ahora. Vienes a nosotros a través de otras personas y de su amor y preocupación por nosotros. Vienes a nosotros a través de hombres y mujeres que necesitan nuestra ayuda. Vienes a nosotros cuando te adoramos con tu pueblo.
Señor Dios, te adoramos porque vendrás a nosotros al final. Estarás con nosotros en la hora de la muerte. Seguirás reinando cuando todas las instituciones humanas fracasen. Seguirás siendo Dios cuando nuestra historia haya concluido.
Primera semana Dios todopoderoso, aumenta nuestra fuerza de voluntad para hacer el bien, a fin de que Cristo encuentre una acogida entusiasta en su venida y nos llame a su lado en el reino de los cielos, donde vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén. Segunda semana Dios de poder y misericordia abre nuestros corazones en la acogida. Elimina lo que nos impide recibir a Cristo con alegría, para que podamos compartir su sabiduría y ser uno con él cuando venga en la gloria, porque él vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén. Tercera semana Señor Dios, que nosotros, tu pueblo, que esperamos el cumpleaños de Cristo, experimentemos la alegría de la salvación y celebremos esa fiesta con amor y acción de gracias. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén. Cuarta semana Dios todopoderoso, tu Verbo eterno se hizo carne en nuestra tierra cuando la Virgen María puso su vida al servicio de tu plan. Levanta nuestras mentes con la esperanza vigilante de escuchar la voz que anuncia su gloria y abre nuestras mentes para recibir el Espíritu que nos prepara para su venida. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.

¿qué simboliza el rayo en la biblia?

La tormenta llegó justo cuando empezábamos la oración de la tarde. A través de las ventanas de la capilla, pudimos ver cómo el viento golpeaba los árboles. Los truenos no tardaron en llegar y, mientras rezábamos el Salmo 136, los relámpagos se acercaban cada vez más.
El relámpago cayó cerca; el destello y un fuerte chasquido se produjeron casi simultáneamente. Todos nos sobresaltamos, deteniéndonos un segundo a mitad de camino. Y luego continuamos el ritmo eterno de rezar los salmos, coro a coro.
La persistencia es importante en la vida religiosa. Una hermana, un hermano o un sacerdote necesitan practicar la persistencia a diario, en las cosas pequeñas y en las grandes. Pase lo que pase, hay que ser fiel al rezo de la Liturgia de las Horas y al cumplimiento de los votos. La fidelidad en las cosas pequeñas nos ayuda a permanecer fieles en las cosas más grandes. Comprometernos a rezar en medio de las tormentas nos enseña a ser fieles a Dios, a mantener el agradecimiento y la alabanza en nuestros labios y el amor en nuestros corazones. Dios nos enseña, momento a momento, mientras persistimos en la oración.
Aunque es importante mantener el rumbo, a veces es necesario cambiar de dirección. Dios puede hacer que la dirección sea muy clara, como se nos recordó el lunes por la tarde. Cuando las alarmas de incendio suenan en nuestras vidas, escuchamos y actuamos.

Versos bíblicos sobre truenos y relámpagos kjv

Sigue escuchando el trueno de su voz y el estruendo que sale de su boca. Bajo todo el cielo lo deja ir, y su relámpago hasta los rincones de la tierra. Tras él ruge su voz; truena con su voz majestuosa, y no refrena los relámpagos cuando se oye su voz. Dios truena maravillosamente con su voz; hace grandes cosas que no podemos comprender. Porque a la nieve le dice: “Cae sobre la tierra”, así como al aguacero, su poderoso aguacero.
Los adversarios del Señor serán despedazados; contra ellos tronará en el cielo. El Señor juzgará los confines de la tierra; dará fuerza a su rey y exaltará el poder de su ungido”.
Y clamó con gran voz, como el rugido de un león. Cuando gritó, sonaron los siete truenos. Y cuando sonaron los siete truenos, yo iba a escribir, pero oí una voz del cielo que decía: “Sella lo que han dicho los siete truenos y no lo escribas”.
Entonces vi a otro ángel poderoso que bajaba del cielo, envuelto en una nube, con un arco iris sobre su cabeza, y su rostro era como el sol, y sus piernas como columnas de fuego. Tenía un pequeño pergamino abierto en su mano. Puso su pie derecho sobre el mar y el izquierdo sobre la tierra, y gritó con gran voz, como el rugido de un león. Cuando gritó, sonaron los siete truenos. Y cuando sonaron los siete truenos, yo iba a escribir, pero oí una voz del cielo que decía: “Sella lo que han dicho los siete truenos y no lo escribas”. Y el ángel que vi de pie sobre el mar y sobre la tierra levantó su mano derecha al cielo…

¿es el rayo una señal de dios?

No se trata de suaves y lejanos estruendos, sino de crujidos que sacuden las paredes y hacen temblar las ventanas. Incluso desde la seguridad de la arquitectura moderna y rodeados de tecnología y confort, era casi posible imaginar lo que habría sido para los hombres y mujeres de los tiempos del Antiguo Testamento encontrarse con un fenómeno así.
Es de suponer que habría sido una experiencia sobrecogedora y aterradora. Sin una comprensión moderna del tiempo, los truenos y la dramática lluvia, los relámpagos y el viento que a menudo los acompañan habrían parecido casi sobrenaturales, completamente fuera del control incluso del gobernante humano más poderoso.
¿Cómo hablaba la gente de la Biblia de los truenos? Con mis oídos todavía zumbando por los truenos de esta mañana, pensé que sería interesante ver cómo y dónde se mencionan los truenos en la Biblia. Resulta que los truenos se mencionan con frecuencia.
En Éxodo 19 y 20, los truenos y los relámpagos son prominentes en el Monte Sinaí, donde Dios mismo ha descendido para reunirse con Moisés y presentarle los Diez Mandamientos. Los truenos y otros fenómenos transmiten el poder y la majestad de Dios:

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos