Contexto de la verdad sospechosa

Contexto de la verdad sospechosa

Ejemplos de la teoría de la verdad y el engaño

La gente suele ser demasiado confiada, lo que disminuye su capacidad para detectar el engaño. Esto sugiere que la desconfianza podría mejorar nuestra capacidad de detección del engaño. Sin embargo, un estado de desconfianza puede inducir un pensamiento consciente deliberativo. Este modo de pensamiento se ha relacionado con una toma de decisiones más compleja. Por lo tanto, investigamos si la desconfianza contextual disminuye la capacidad de detectar el engaño a través de una mayor dependencia de las creencias conscientes sobre las señales que delatan el engaño. En dos estudios, se pidió a los participantes que juzgaran vídeos de objetivos que engañaban o decían la verdad. La desconfianza contextual se manipuló pidiendo a los participantes que entrecerraran los ojos (desconfianza) o redondearan los ojos (confianza) mientras veían los vídeos. Se midieron los juicios de los participantes sobre si los objetivos eran engañosos o veraces (Estudios 1 y 2) y se les preguntó en qué se basaban para hacer estos juicios (Estudio 2). Los resultados mostraron que la desconfianza dificulta especialmente la detección de la verdad, lo que se debe en parte a una mayor confianza en las creencias falsas sobre las señales de engaño. Estos resultados corroboran la idea de que el procesamiento deliberativo de la información consciente puede dificultar la detección de la verdad, mientras que el procesamiento intuitivo de la información puede facilitarla.

Teoría de la verdad por defecto pdf

Este modo de interpretación, inventado por Paul Ricœur, que se inspiró en su interpretación de las obras de lo que él llamaba los tres «maestros de la sospecha»[2] -Karl Marx, Sigmund Freud y Friedrich Nietzsche- el término de Ricœur «escuela de la sospecha» (en francés: école du soupçon) se refiere a la asociación de su teoría con los escritos de los tres, que ellos mismos nunca utilizaron este término. [Esta escuela se define por la creencia de que las apariencias directas de los textos son engañosas y que el contenido explícito esconde significados o implicaciones más profundas[1][4].
Hans-Georg Gadamer, en su obra magna de 1960 Verdad y método (en alemán: Wahrheit und Methode), ofrece quizá el estudio más sistemático de la hermenéutica en el siglo XX. El título de la obra indica su diálogo entre las pretensiones de «verdad», por un lado, y los procesos de «método», por otro; en resumen, la hermenéutica de la fe y la hermenéutica de la sospecha. Gadamer sugiere que, en última instancia, hay que decidir entre una y otra cuando se lee[7]:106-107

¿qué es la teoría de la verdad por defecto?

Tanto si miramos con desconfianza toda la empresa como si nosotros mismos nos lanzamos a ella (quizá incluso mientras seguimos sintiendo desconfianza), todos nos hemos preguntado: ¿Qué ocurre tras las puertas cerradas de la psicoterapia?
Cuando el ministro de Seguridad «da tres o cuatro explicaciones sobre un mismo hecho para justificar el traslado de estos peligrosísimos delincuentes, de estas personas de alto riesgo, uno no puede menos que sospechar y pensar que, más allá de los beneficios que recibieron, se ha llegado a algún pacto», dice Benjamín Cuéllar, del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Centroamérica en San Salvador.

Explicación de la teoría de la verdad

En un extremo, el grupo citó estudios que no encontraron ninguna relación clara entre los movimientos de una cara y un estado emocional interno. El psicólogo Carlos Crivelli, de la Universidad De Montfort de Leicester (Reino Unido), ha trabajado con los habitantes de las islas Trobriand, en Papúa Nueva Guinea, y no ha encontrado pruebas de las conclusiones de Ekman en sus estudios. Tratar de evaluar los estados mentales internos a partir de marcadores externos es como intentar medir la masa en metros, concluye Crivelli.Otra razón de la falta de pruebas de las expresiones universales es que la cara no es el cuadro completo. Otros elementos, como el movimiento del cuerpo, la personalidad, el tono de voz y los cambios en el tono de la piel, desempeñan un papel importante en la forma en que percibimos y mostramos las emociones. Por ejemplo, los cambios en el estado emocional pueden afectar al flujo sanguíneo y éste, a su vez, puede alterar el aspecto de la piel. Martínez y sus colegas han demostrado que las personas son capaces de relacionar los cambios en el tono de la piel con las emociones7. El contexto visual, como la escena de fondo, también puede proporcionar pistas sobre el estado emocional de alguien8.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos