Reacciones de oxido reduccion en los seres vivos

Por qué son importantes las reacciones redox

La respiración celular es un conjunto de reacciones y procesos metabólicos que tienen lugar en las células de los organismos para convertir la energía bioquímica de los nutrientes en trifosfato de adenosina (ATP), y luego liberar los productos de desecho. La respiración celular se considera una reacción redox exotérmica que libera calor. La reacción global se produce en una serie de pasos bioquímicos, la mayoría de los cuales son reacciones redox en sí mismas. Aunque la respiración celular es técnicamente una reacción de combustión, es evidente que no se parece a una cuando se produce en una célula viva debido a la lenta liberación de energía de la serie de reacciones.
Los nutrientes que suelen utilizar las células animales y vegetales en la respiración son el azúcar, los aminoácidos y los ácidos grasos, y el agente oxidante (aceptor de electrones) más común es el oxígeno molecular (O2).
La respiración aeróbica (flechas rojas) es el principal medio por el que tanto los hongos como los animales utilizan la energía química en forma de compuestos orgánicos que fueron creados previamente mediante la fotosíntesis (flecha verde).

Oxidación y reducción en la respiración celular

La producción de energía en una célula implica muchas vías químicas coordinadas. La mayoría de estas vías son combinaciones de reacciones de oxidación y reducción. La oxidación y la reducción se producen en tándem. Una reacción de oxidación elimina un electrón de un átomo de un compuesto, y la adición de este electrón a otro compuesto es una reacción de reducción. Como la oxidación y la reducción suelen ocurrir juntas, estos pares de reacciones se denominan reacciones de oxidación-reducción, o reacciones redox.
Imaginemos que eres una célula. Acabas de recibir una gran y jugosa molécula de glucosa y te gustaría convertir parte de la energía de esta molécula de glucosa en una forma más utilizable, que puedas usar para alimentar tus reacciones metabólicas. ¿Cómo puedes hacerlo? ¿Cuál es la mejor manera de exprimir la mayor cantidad de energía posible de esa molécula de glucosa, y de capturar esta energía en una forma útil?
Afortunadamente para nosotros, nuestras células -y las de otros organismos vivos- son excelentes para cosechar energía de la glucosa y de otras moléculas orgánicas, como las grasas y los aminoácidos. A continuación, haremos un rápido repaso de cómo las células descomponen los combustibles y veremos las reacciones de transferencia de electrones (reacciones redox) que son clave en este proceso.

Oxidación y reducción en los sistemas vivos pdf

Tendemos a pensar en las reacciones de reducción y oxidación (redox) como pura química. Sin embargo, en las células vivas, la reducción es sólo una ganancia de electrones y la oxidación es una pérdida de electrones. Las reacciones redox desempeñan un papel importante en una amplia gama de procesos bioquímicos. Las reacciones redox celulares desequilibradas están implicadas en varias enfermedades, por lo que mantener un equilibrio en estas reacciones es fundamental para nuestra salud.
En una, el carbono se oxida y en la otra, el oxígeno se reduce. Juntas, las dos ecuaciones describen una reacción redox que parece simple química. Sin embargo, esta reacción ocurre en nuestro cuerpo todo el tiempo.
En las reacciones redox, los electrones se transfieren entre especies químicas. Por ejemplo, en la reacción de la termita explosiva, que a veces se utiliza para soldar vías férreas, los electrones pasan del aluminio metálico al óxido férrico:
Podemos ver que los átomos de aluminio pierden electrones (se oxidan) y que los electrones pasan a los iones de hierro del óxido férrico, reduciéndolos. En principio, toda reacción redox consta de dos mitades: la mitad de oxidación (en este caso, el par Al/Al3+) y la mitad de reducción (aquí el par Fe3+/Fe).

Reacciones redox en la fotosíntesis

El sodio y el flúor se unen iónicamente para formar fluoruro de sodio. El sodio pierde su electrón exterior para darle una configuración electrónica estable, y este electrón entra en el átomo de flúor de forma exotérmica. Los iones de carga opuesta se atraen entonces entre sí. El sodio se oxida y el flúor se reduce.
Reproducir medios Demostración de la reacción entre un agente oxidante fuerte y un agente reductor. Cuando se añaden unas gotas de glicerol (agente reductor suave) al permanganato potásico en polvo (agente oxidante fuerte), se inicia una violenta reacción redox acompañada de autoignición.
Redox (reducción-oxidación, pronunciación: /ˈrɛdɒks/ RED-oks o /ˈriːdɒks/ REE-doks[2]) es un tipo de reacción química en la que se cambian los estados de oxidación de los átomos. Las reacciones redox se caracterizan por la transferencia real o formal de electrones entre especies químicas, la mayoría de las veces con una especie (el agente reductor) que se oxida (pierde electrones) mientras que otra especie (el agente oxidante) se reduce (gana electrones)[3] La especie química a la que se le quita el electrón se dice que se ha oxidado, mientras que la especie química a la que se le añade el electrón se dice que se ha reducido. En otras palabras:

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos