Informe de examen diagnostico secundaria

Prueba de índice frente a estándar de referencia

A.v.B. y O.R. son empleados de bioMérieux, una empresa que diseña, desarrolla y vende pruebas de diagnóstico para enfermedades infecciosas. bioMérieux no ha participado en el diseño y la redacción de este trabajo. Cuando un autor es identificado como miembro del personal de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, OMS, los autores son los únicos responsables de las opiniones expresadas en este artículo y las opiniones no representan necesariamente las decisiones, la política o los puntos de vista de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, OMS. O.V., D.M. y Z.K. declaran no tener intereses contrapuestos.

Diseño de estudios de diagnóstico

Los comentarios y sugerencias por escrito pueden presentarse en cualquier momento para su consideración por parte de la Agencia a la Division of Dockets Management, Food and Drug Administration, 5630 Fishers Lane, Room 1061, (HFA-305), Rockville, MD, 20852. Alternativamente, los comentarios electrónicos pueden presentarse en Regulations.gov. Al presentar los comentarios, por favor refiérase al Docket No. 2003D-0044. La Agencia no podrá dar curso a los comentarios hasta la próxima revisión o actualización del documento.
El objetivo de esta guía es describir algunas prácticas estadísticamente apropiadas para informar de los resultados de diferentes estudios que evalúan pruebas diagnósticas e identificar algunas prácticas comunes inapropiadas. Las recomendaciones de esta guía se refieren a las pruebas de diagnóstico en las que el resultado final es cualitativo (aunque la medición subyacente sea cuantitativa). Nos centramos especialmente en la práctica denominada resolución discrepante y sus problemas asociados.
El 11 de febrero de 1998, el Centro de Dispositivos y Salud Radiológica convocó una reunión conjunta de los paneles de dispositivos de microbiología, hematología/patología, química clínica/toxicología e inmunología. El objetivo de la reunión era obtener recomendaciones sobre “la recopilación de datos adecuada, el análisis y la resolución de resultados discrepantes, utilizando un análisis científico y estadístico sólido para apoyar las indicaciones de uso de los dispositivos de diagnóstico in vitro cuando el nuevo dispositivo se compara con otro dispositivo, un método de referencia reconocido o “estándar de oro”, u otros procedimientos no utilizados habitualmente, y/o criterios clínicos para el diagnóstico”. A partir de las aportaciones de esa reunión, se elaboró un borrador de documento de orientación en el que se discuten algunos enfoques estadísticamente válidos para informar de los resultados de los estudios de evaluación de los nuevos dispositivos de diagnóstico. El borrador de la guía se publicó para que el público lo comentara el 12 de marzo de 2003.

Prueba de diagnóstico en la educación

Existen muchas listas de comprobación para la evaluación y la valoración crítica de los estudios de pruebas diagnósticas, ya que los informes suelen ser inadecuados[1][2], pero todas ellas incluyen alguna variación de tres preguntas críticas[2][3]:
En los estudios de pruebas diagnósticas se suelen comunicar dos tipos de resultados. Uno se refiere a la exactitud de la prueba y se refleja en la sensibilidad y la especificidad, a menudo definidas como la capacidad de la prueba para encontrar verdaderos positivos para el trastorno (sensibilidad) o verdaderos negativos para el trastorno (especificidad). Una prueba diagnóstica ideal no encuentra falsos positivos, pero al mismo tiempo no pasa por alto a nadie con la enfermedad (no encuentra falsos negativos) – ¡mucho más fácil de decir que de hacer!
La otra se refiere a los resultados de la prueba en la población analizada y se refleja en los valores predictivos (también llamados probabilidades posteriores a la prueba) y en los cocientes de probabilidad. Para definir brevemente estos términos, consideremos este ejemplo (basado en la referencia[5]):
1000 ancianos con sospecha de demencia se someten a una prueba índice y a un estándar de referencia. La prevalencia de la demencia en este grupo es del 25%. 240 personas obtuvieron un resultado positivo tanto en la prueba índice como en el estándar de referencia y 600 personas obtuvieron un resultado negativo en ambas pruebas. Las 160 personas restantes tuvieron resultados inexactos en las pruebas.

Prueba diagnóstica en la metodología de la investigación pdf

Cuando un clínico solicita una prueba genética para descubrir la causa genética de una enfermedad concreta, la prueba suele secuenciar uno o unos pocos genes que parecen estar más probablemente asociados con el conjunto de signos y síntomas de ese individuo. Sin embargo, si los signos y síntomas del individuo no tienen una causa genética obvia, el médico puede solicitar una prueba que secuencie todas las piezas del ADN de un individuo que proporcionan las instrucciones para fabricar proteínas (denominada exoma) o una prueba que secuencie todos los bloques de construcción del ADN de un individuo (nucleótidos), denominada genoma. Estas pruebas se denominan secuenciación del exoma completo y secuenciación del genoma completo, respectivamente.
Con la secuenciación del exoma completo y del genoma completo pueden identificarse muchos más cambios genéticos que con la secuenciación de uno o pocos genes. A veces, las pruebas descubren una variante que está asociada a una afección distinta de aquella para la que se indicaron originalmente las pruebas. Esto se denomina hallazgo secundario. Algunas personas con un hallazgo secundario pueden no tener todavía ninguno de los síntomas asociados a la enfermedad, pero pueden estar en riesgo de desarrollarla más adelante. Por ejemplo, una persona con una variante en el gen BRCA1

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos