Triada ecologica de la obesidad

Triada ecologica de la obesidad

Triada epidemiológica pdf

En la figura 2 se representa un modelo tradicional de causalidad de las enfermedades infecciosas, conocido como la tríada epidemiológica. La tríada consta de un agente externo, un huésped y un entorno en el que se juntan el huésped y el agente, lo que provoca la aparición de la enfermedad en el huésped. Un vector, un organismo que transmite la infección llevando el patógeno de un huésped a otro sin causar la enfermedad por sí mismo, puede formar parte del proceso infeccioso.
Un ejemplo clásico de vector es el mosquito Anopheles. Cuando el mosquito ingiere sangre de un huésped infectado, recoge el parásito plasmodium. El plasmodium es inofensivo para el mosquito. Sin embargo, tras almacenarse en las glándulas salivales e inyectarse en el siguiente ser humano del que se alimenta el mosquito, el plasmodio puede causar la malaria en el ser humano infectado. Así pues, el mosquito Anopheles sirve de vector de la malaria. Otro ejemplo conocido de vector son las garrapatas del género Ixodes, que pueden ser vectores de la enfermedad de Lyme.
En el modelo tradicional de la tríada epidemiológica, la transmisión se produce cuando el agente abandona su reservorio o huésped a través de un portal de salida, es transportado por un modo de transmisión para entrar a través de un portal de entrada apropiado para infectar a un huésped susceptible. La transmisión puede ser directa (contacto directo de huésped a huésped, propagación de gotas de un huésped a otro) o indirecta (la transferencia de un agente infeccioso de un reservorio a un huésped susceptible por medio de partículas de aire en suspensión, objetos inanimados (vehículos o fómites) o intermediarios animados (vectores)).

Red de causalidad

La obesidad es el resultado del desequilibrio energético que se produce cuando una persona consume más calorías de las que su cuerpo quema. La obesidad es un grave problema de salud pública porque está asociada a algunas de las principales causas de muerte en Estados Unidos y en todo el mundo, como la diabetes, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer.
En las últimas décadas, la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas en poblaciones cuyos entornos promueven la inactividad física y el aumento del consumo de alimentos hipercalóricos. Sin embargo, no todas las personas que viven en esos entornos serán obesas, ni todas las personas obesas tendrán la misma distribución de la grasa corporal ni sufrirán los mismos problemas de salud. Estas diferencias pueden observarse en grupos de personas con el mismo origen racial o étnico e incluso dentro de las familias. Los cambios genéticos en las poblaciones humanas se producen con demasiada lentitud como para ser responsables de la epidemia de obesidad. No obstante, la variación en la forma en que las personas responden al mismo entorno sugiere que los genes sí desempeñan un papel en el desarrollo de la obesidad.

Triada epidemiológica ppt

Una premisa fundamental de la epidemiología es que las enfermedades y otros eventos de salud no ocurren al azar en una población, sino que es más probable que ocurran en algunos miembros de la población que en otros debido a factores de riesgo que pueden no estar distribuidos al azar en la población. Como se ha señalado anteriormente, un uso importante de la epidemiología es identificar los factores que hacen que algunos miembros corran más riesgo que otros.
Se han propuesto varios modelos de causalidad de las enfermedades. Uno de los más sencillos es la tríada o triángulo epidemiológico, el modelo tradicional para las enfermedades infecciosas. La tríada consiste en un agente externo, un huésped susceptible y un entorno que reúne al huésped y al agente. En este modelo, la enfermedad es el resultado de la interacción entre el agente y el huésped susceptible en un entorno que favorece la transmisión del agente desde una fuente hasta ese huésped. En la figura 1.16 se muestran dos formas de representar este modelo.
El agente, el huésped y los factores ambientales se interrelacionan de diversas y complejas maneras para producir la enfermedad. Diferentes enfermedades requieren diferentes equilibrios e interacciones de estos tres componentes. El desarrollo de medidas de salud pública apropiadas, prácticas y eficaces para controlar o prevenir la enfermedad suele requerir la evaluación de los tres componentes y sus interacciones.

Triada ecologica de la obesidad en línea

La búsqueda de formas eficaces de tratar la obesidad se ha centrado en la investigación biológica y la gestión clínica. Sin embargo, la obesidad debe ser conceptualizada de manera más amplia si se quiere detener la pandemia moderna. La tríada epidemiológica (hospedadores, agentes/vectores y entornos) nos ha servido para hacer frente a las epidemias en el pasado, y puede que merezca la pena reevaluarla con este fin. La educación, el cambio de comportamiento y las prácticas clínicas se ocupan principalmente del huésped, aunque cabe esperar que las prácticas multidisciplinares, como los cuidados compartidos, también repercutan en otros aspectos de la tríada. La tecnología se ocupa mejor del agente de la obesidad (el desequilibrio energético) y sus vectores (la ingesta excesiva de energía y/o el gasto energético inadecuado), y la política y el cambio social son necesarios para hacer frente al entorno. El valor de un modelo amplio como este, en lugar de enfoques específicos aislados, es que los actores clave, como los legisladores, los profesionales de la salud, los gobiernos y la industria, pueden ver su papel en la atenuación y, eventualmente, la inversión de la epidemia. También pone de manifiesto la necesidad de intervenir a todos los niveles en el control de la obesidad y reduce la relevancia de los argumentos sobre la naturaleza frente a la crianza.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos